Inicio » Sala de prensa » Comunicados » Nueva Sentencia de la Corte Constitucional Prohíbe trasladar a la Fuerza a Habitantes de la Calle a centro de atención
Nueva Sentencia de la Corte Constitucional Prohíbe trasladar a la Fuerza a Habitantes de la Calle a centro de atención

Nueva Sentencia de la Corte Constitucional Prohíbe trasladar a la Fuerza a Habitantes de la Calle a centro de atención

La Corte Constitucional se pronunció hoy sobre una demanda presentada por el Representante a la Cámara Alirio Uribe Muñoz junto con otros congresistas y organizaciones sociales, contra varias normas del Nuevo Código de Policía particularmente referidas al derecho a la libertad de los ciudadanos.

El Código de Policía quiso habilitar a las autoridades de policía para retener y trasladar a la fuerza a los habitantes de calle a hogares o centro de atención y esto la Corte lo tumbó. Uribe Muñoz al respecto afirmó: “como lo hemos sostenido desde que se realizó el operativo del Bronx en Bogotá liderado por el Alcalde Enrique Peñalosa, los habitantes de calle requieren políticas integrales de atención, pero no pueden ser forzados ni mucho menos retenidos o llevados a la fuerza a ningún hogar si no es por su voluntad.”

El Congresista también manifestó que esperaba que la Corte declarara totalmente contraria a la constitución la posibilidad de retención transitoria de las personas que deambulen por las calles o que estén en estado de alteración de la conciencia por consumo de alcohol o drogas, hasta por 12 horas que permite el Código y que eufemísticamente llama “traslado por protección”, ya que la restricción a la libertad solo puede ser ordenada por un juez y en este caso lo hace una autoridad de policía. Como lo dijimos en la demanda “el denominado traslado por protección, es uno de los medios materiales de policía que en mayor medida compromete el ejercicio de derechos fundamentales, en tanto implica el otorgamiento de facultades para que el personal uniformado de la Policía Nacional, pueda aprehender y privar de la libertad a una persona, sin previa orden de autoridad judicial, tampoco de autoridad administrativa, mediando solamente la discrecionalidad del agente de policía que la ejecuta.” No obstante, aunque la Corte no tumbó esta medida en su totalidad, si la condiciona a que solo se podrá aplicar cuando los municipios tengan los lugares adecuados para llevar a esos borrachitos que deambulen por las calles, señalando que no son las UPJ, ni otro tipo de lugar a donde se lleva a delincuentes capturados. Deben ser sitios diferentes, por lo cual la policía ya no puede llevar a ninguna persona por consumir alcohol o estar alterada por consumo de sustancias psicoactivas ni a las estaciones, ni a las UPJ. Además la Corte ordena que se permita la persona objeto del traslado pueda solicitar que este cese, lo cual es una garantía adicional que no traía la norma y que se gana con la sentencia.

Finalmente, la Corte también eliminó totalmente otra norma que permitía que se retuviera y trasladara a una persona cuando se viera envuelta en riñas o comportamientos agresivos dirigidos particularmente hacia la policía. Al respecto se señaló que esta privación de la libertad es una sanción absolutamente desproporcionada, que además no es de ninguna manera una medida de protección para el ciudadano como de manera tramposa lo dijo la ley, sino que es para salvaguardar a la policía. Con estas ya son varias las normas del Código que la Corte declara inconstitucionales por completo o que condiciona, lo que demuestra que tal como lo advertimos en el debate este Código no se ajusta a la constitución ni a la construcción de una convivencia desde lógicas no represivas y de control social excesivo.